A veces pasan cosas…

A veces una va más deprisa de lo que debiera. 

A veces intentamos hacer las cosas en un tiempo que no corresponde.

A veces queremos hacer demasiado a la vez y vamos como motos.

Entonces la vida se encarga de darte en toda la cara:

Pues sí. Alguien movió accidentalmente la ruedecita de la temperatura de mi horno, que normalmente está a 120º, y la puso a 160º. Y yo iba muy alegremente (y como una moto) con mi reconstrucción de hoy a ponerla en el horno para terminarla a tiempo para poderle sacar una foto y publicarla, y olvidé controlar que la temperatura fuera la correcta antes de meter la pieza. Y éste es el resultado de tanta prisa.

Lo que me sirve para demostrar -y recordarme de paso- que hay que hacerlo todo con tiempo, que hay que comprobar siempre la temperatura antes de meter las piezas en el horno, que no se pueden acelerar las cosas, y que si intentas ser superwoman y poder con todo, a veces las cosas salen mal.

Así que aquí queda este post como recordatorio para quien le pueda servir (y sobre todo para mí).

Y nada, que este viernes no hay reconstrucción. A ver si durante el fin de semana la puedo repetir.

A veces pasan cosas…

Recuerda que puedes suscribirte a la newsletter en el enlace que tienes a la derecha y al canal de Youtube si aún no lo has hecho. Activa la campanita de las notificaciones para no perderte ningún vídeo y sígueme en las redes sociales para no perderte nada:

Facebook        Twitter        Instagram        Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.